LAS 5 POSTURAS PERFECTAS PARA PRACTICAR SEXO TÁNTRICO

Hace unas semanas os introdujimos al mundo del sexo tántrico con nuestro artículo SEXO TÁNTRICO: QUÉ ES Y CÓMO INICIARSE. En esta ocasión profundizamos un poco más en el tema con una lista de posturas perfectas para disfrutar al máximo del sexo tántrico y seguir innovando en vuestras relaciones. Te recomendamos que leas el artículo previo para que captes su esencia y aprendas las claves para practicarlo con éxito.

woman in red dress lying on bed
  • LA FLOR DE LOTO

Esta postura, conocida también como Yab-Yum, es la más recurrente cuando se practica sexo tántrico. Esto se debe a que se consigue una profunda conexión tanto corporal como espiritual. Ambos estaréis sentados con las piernas cruzadas, la persona que recibe la penetración encima con las piernas cruzadas en la espalda de su pareja. Es una postura muy cómoda que, además, os permitirá miraros y abrazaros todo el tiempo.

  • LA FUSIÓN

En esta postura los dos estaréis tumbados, la persona que penetra debajo y la otra encima con las rodillas dobladas. En esta posición no tendréis contacto visual, no obstante, vuestras manos estarán cogidas. De esta manera exploraréis otro tipo de conexión más sensorial que será igualmente muy romántica.

Dosel de estrella.
  • EL MISIONERO

Este clásico también es ideal para vuestras sesiones de sexo tántrico. Es tan simple como acostaros uno encima del otro. La persona que esté arriba tomará el control, decidiendo la intensidad y la velocidad de sus movimientos. Como ya vimos en el anterior artículo dedicado al sexo tántrico, es importante que se mantenga un ritmo constante y no ir demasiado rápido. En esta postura os será fácil también coordinar vuestras respiraciones.

  • LA L

En esta postura la persona penetrada debe acostarse con una pierna levantada, mientras que la persona que penetra se pondrá de rodillas frente a ella, apoyando su pierna levantada en su pecho. Con esta postura la penetración será más profunda que con la del clásico misionero. Aprovechad que vuestras manos están libres para acariciar las zonas de vuestra pareja a las que tenéis acceso.

Una variante de esta posición que los yoguis amarán es ‘Unpapad-asana’. En este caso ambos estaréis sentados y la persona penetrada levantará su pierna con su propia mano. De esta forma trabajará su flexibilidad al tiempo que disfruta del sexo tántrico.

La L
  • LA CUCHARA

Con esta postura, aunque no tengáis contacto visual, vuestros cuerpos estarán más unidos que nunca y podréis sumiros en un largo y placentero abrazo. Ambos os colocaréis estirados de costado, estando detrás la persona que penetra. A veces en esta postura la penetración se dificulta, por lo que quizás tengáis que tomaros un tiempo en ajustarla. Después de un rato en esta posición os sentiréis mucho más relajados y conseguiréis facilitar el sueño.

La cuchara

Ya veis que el sexo tántrico admite muchas variaciones en cuanto a posturas. Además, si lo hacéis de manera tranquila y pausada y poneis en práctica la ‘retro eyaculación’ hasta podréis hacer todas las posturas en una misma sesión.

¿De qué te gustaría que hablásemos en nuestro blog? ¡Deja tu comentario!