GUÍA COMPLETA: CÓMO HACERLE EL STRIPTEASE MÁS SEXY A TU PAREJA

Un striptease es un auténtico regalo para tu pareja. Ver cómo te quitas la ropa al ritmo de la música mientras te mueves sensualmente hará que se ponga a 100 al instante. Seguro que más de una vez has pensado en hacerlo, pero no te has lanzado por vergüenza o desconocimiento. Sigue leyendo para convertirte en un/a experto/a y dejarle con la boca abierta.

Un grupo de chicos bailando sobre el agua. Foto Premium

Si nunca os habéis atrevido a bailar un striptease, debéis saber que tiene muchísimos beneficios tanto para la relación como para uno mismo. Practicar los pasos es una forma de ejercitar muy divertida y sacar tu lado más sensual hará que tu autoestima crezca. En el terreno afectivo, esta práctica reavivará la pasión y será una manera excelente de salir de la rutina y de vivir nuevas experiencias juntos. Te hemos convencido, ¿verdad?

LOS PREPARATIVOS

Una buena preparación es indispensable para que el striptease vaya sobre ruedas, más aún si eres principiante en este terreno.

  • Iluminación: para ganar en seguridad y hacer que sea más sensual, opta por una iluminación tenue.
  • Ropa: ponte algo con lo que estés cómodo/a y con lo que tu pareja te vaya a notar sexy. Opta por prendas que sean fáciles de quitar, huye de pantalones demasiado ajustados o blusas con cierre a la espalda. Algo que siempre funcionará muy bien para dar juego es una camisa clásica. Lo que más debes cuidar es la ropa interior, ya seas hombre o mujer. Para ellas, un conjunto de lencería en rojo o negro no fallará. Para darle un plus, hazte con un liguero o unas pezoneras atrevidas.Los hombres pueden optar por piezas de ropa interior en cuero o con algún estampado sexy, como el de leopardo.
  • Música: escoge una canción con un ritmo al que te puedas adaptar fácilmente y ensaya una pequeña coreografía. No debe ser muy elaborada ya que lo importante será que tus movimientos sean sensuales y no la dificultad de esta. Si no se te ocurre ninguna canción, nuestras sugerencias son You can leave your hat on de Joe Cocker y Down in Mexico de The Coasters.
  • Actitud: es quizás el elemento más importante y también el que puede ser más difícil de trabajar, pues debe salir de dentro. Tienes que sentirte sexy y seguro/a y transmitírselo así a tu pareja. Para ayudarte a trabajar tu confianza con el striptease, mírate en el espejo mientras lo practicas. Ensaya tanto tus movimientos como tu expresión facial hasta que consigas verte sensual y con motivación. Cuando estés en plena función, recuerda mantener el contacto visual con tu pareja, la timidez no tiene cabida en el striptease.
  • Atrezzo: necesitarás una silla para sentar a tu pareja. Procura que sea de un tamaño adecuado para que puedas bailarle sin problemas mientras está sentado/a. Ten a mano también otra silla en la que sentarte tú para bailar. Si os apetece darle un punto más picante, puedes atar a tu pareja con unas esposas o unas cuerdas. ¡Se morirá de ganas por tocar lo que tiene delante!

EL STRIPTEASE PERFECTO PASO A PASO

Ahora que ya tenemos a punto todos los preparativos, llega el momento de ofrecerle a tu pareja el show en vivo más caliente. ¿Necesitas inspiración? ¡Toma nota de este paso a paso!

PASO 1: EMPIEZA DE ESPALDAS

Empezar de espaldas te vendrá bien para desinhibirte sin sentir tanta presión y serán unas vistas espectaculares para el espectador. Comienza con un contoneo de caderas y hombros suave al ritmo de la música mientras subes y bajas. Puedes acompañarlo tocando sensualmente todo tu cuerpo. En este momento puedes aprovechar para quitarte algún accesorio si lo tuvieras y jugar con él: un pañuelo, un cinturón, unos guantes…

Hombre está abrochando cinturón negro en sus pantalones Foto gratis

PASO 2: ACÉRCATE LENTAMENTE

Una vez estés de cara a tu pareja te tendrás que aproximar lentamente sacando tu yo más sensual. En este punto las mujeres pueden explotar su faceta más felina caminando a cuatro patas mientras penetran con la mirada a su pareja. Los hombres en este momento tendrán que jugar muy bien con su expresión facial y ensayar sus andares más provocadores. Una vez estés frente a tu pareja, aprovecha ese complemento que te quitaste para rodearlo por su cuello y acercarle a ti. ¡Pero sin besaros!

PASO 3: SOBRA UN POCO DE ROPA

Llega el momento de empezar a mostrar realmente tus atributos. Deshazte de tus prendas para quedarte en ropa interior. Hazlo de espaldas o de frente, como te sientas más cómodo/a. Ahora puedes interactuar un poco más con tu pareja. Algunos movimientos infalibles que debes apuntar son:

  • Apoya tu pierna en la silla y mueve tus caderas mientras levantas tus brazos.
  • Anda rodeando la silla mientras pasas una mano por su torso y su pelo.
  • Colócate detrás suyo y recorre con tus manos su pecho. Aprovecha para susurrarle algo muy caliente al oído.
  • Siéntate encima suyo dándole la espalda y coloca sus manos en tu cuerpo, déjale que te acaricie por unos segundos.
La mujer se quita la camisa amarilla clara Foto Premium

PASO 4: RECRÉATE EN TUS MOVIMIENTOS

A estas alturas tu pareja ya estará deseando pasar al acto final, pero demuéstrale que tienes cuerda para rato. ¡Lo bueno se hace esperar! Vuelve a alejarte y sigue bailando al ritmo de la música. Si llevas medias es el momento de quitarlas mientras acaricias tus piernas, apóyate en una silla para evitar caerte. Aprovechando esa silla siéntate y haz movimientos sugerentes con tus piernas. Levántalas, crúzalas… Puedes abrirlas y acariciar sutilmente tus partes íntimas o mover tu cabeza en círculos mientras tocas tus muslos.

Ahora sí que es el momento de quitártelo todo. Si llevas sujetador puedes desabrocharlo de espaldas y dejarlo caer al suelo. Gira tu cabeza para mirarlo con una sonrisa pícara antes de darte la vuelta ¡Súper dulce! Si buscas algo más explosivo no te cortes y hazlo de frente mientras juegas con tus pechos y disfrutas del momento ¡Se volverá loco!

Cuando solo te quede una prenda de ropa, ya sean tus braguitas o tus calzoncillos, piensa en poner el broche final a este espectáculo dejando que tu pareja participe. Coloca sus manos sobre tus caderas invitándole a acabar el trabajo. ¡Qué calor!

Una vez llegado a este punto… ¡Vosotros decidís cómo termina la velada!